¡Practica!

Cuando aprendes un idioma lo fácil es estudiar el vocabulario y la gramática. Incluso puedes aprender un idioma a base de escuchar: viendo películas, escuchando música… Tener muchos conocimientos sobre ese idioma te puede ayudar a entenderlo y que te entiendan.

Lo complicado es hablarlo con soltura y fluidez. Y ahí es donde la conversación es un pilar fundamental. No solo por practicar los conocimientos que ya tienes, sino porque con la práctica surgen las dudas y los errores.

La práctica lleva a la perfección

Es como conducir. No consiste sólo en darle a la llave y arrancar el coche. Aprendes la teoría, las señales de tráfico, los controles del coche… Pero hasta que no te sientas al volante y te echas a la carretera un día tras otro no aprender realmente lo que es conducir.

Con los idiomas pasa lo mismo. Por eso, en dPn te ayudamos a que practiques cada día un poco.

  • Con clases a través de skype, tan cercanas como si estuviéramos contigo.
  • Con una profesora nativa española, para que aprendas un español sin acentos geográficos.
  • Con horarios amplios para que tú elijas la hora y duración de cada clase.
  • Con la certeza de que esas dudas y errores que surgen en la conversación serán corregidos.