Publicado el Deja un comentario

Coronavirus

Estas últimas dos semanas he estado con coronavirus. 

Últimamente parece que no existe otra enfermedad, que es la que está en boca de todos, y hasta que no la he sufrido en mis propias carnes, no le he dado la importancia que merece. 

El coronavirus en España

En España, desde verano es obligatorio salir a la calle con mascarilla. Podemos movernos de casa más o menos libremente, pero sabiendo que debemos mantener las distancias y cumplir una serie de medidas de seguridad, entre las que se incluye la mascarilla, si queremos evitar contagiarnos con el dichoso virus.

Hasta hace poco menos de un mes, yo mantenía todas esas medidas: me daba gel hidroalcohólico en las manos cuando tocaba algo en la calle, llevaba siempre mascarilla, mantenía una distancia prudencial si me encontraba con alguien… Pero dentro de mi casa, tenía una sensación irreal de seguridad. Las autoridades sanitarias desde el inicio de la pandemia han desaconsejado reunirse en casa con personas que no viven en dicha casa. Pero a medida que el tiempo avanza, vamos perdiendo el miedo, y desoyendo esos consejos que nos dan los expertos. 

Mi experiencia

En mi caso personal, organizamos una comida con varios familiares en mi casa. Habíamos aprendido una receta de Senegal, una comida que nos encantó, y decidimos compartirla con algunos de nuestros allegados. 

Como estaba en casa, tenía esa sensación de falsa seguridad, por lo que, tanto yo como los míos, bajamos la guardia. En esa comida no llevamos mascarillas, tampoco guardamos las distancias, ni siquiera abrimos una ventana para ventilar el comedor. Por un rato nos olvidamos del virus, porque estábamos en familia. Nadie podía esperar que uno de nosotros estuviera contagiado. Ni siquiera la persona contagiada era consciente de que estaba enferma. 

Y eso es precisamente lo más peligroso del coronavirus, que no sabes que te has contagiado hasta que caes enfermo. 

A mi me vino a casa. Yo le abrí las puertas de mi casa. La impotencia y la vulnerabilidad que sentí cuando me enteré, fue similar a cuando me entraron a robar

La enfermedad

Esa comida la hicimos un domingo. El miércoles al mediodía comencé a sentir un fuerte dolor muscular de repente. Salí del trabajo, casi sin fuerzas y cogí el coche para ir a casa. Me costaba hasta conducir. El volante me pesaba una barbaridad. Pero cuando llegué a mi casa me tomé una pastilla y comencé a sentirme mejor. La tarde la pasé un poco cansada pero me encontraba algo mejor.

Esa noche después de cenar me fui pronto a la cama para poder descansar. Pero, una vez pasado el efecto de la pastilla, la noche se convirtió en una pesadilla. Me dolían todos los músculos de mi cuerpo, notaba muchísimo frío, por lo que deduje que tenía fiebre, pero me pesaban hasta las mantas y no me encontraba con fuerzas de levantarme para tomarme otra pastilla. 

A la mañana siguiente, cuando sonó el despertador de mi marido, le conté lo sucedido y me llevó a hacerme la prueba del coronavirus, en la que me confirmaron el positivo. 

Ni siquiera en ese momento le di mayor importancia. Como la gente dice que es similar a la gripe y que se pasa solo en un par de días, di por hecho que era verdad. Pero no lo es. Cada día era un nuevo síntoma. Comencé con dolor muscular y fiebre. Un par de días después, además del cansancio, tuve dolor de cabeza. En seguida aparecieron las náuseas. Estuve 3 días en la cama, sin poder moverme, porque las ganas de vomitar y los mareos iban a peor cuanto más me movía. Finalmente, decidí que algún medicamento podrían recetarme, y llamé a mi médico por teléfono. Muy amablemente me recetó, también por teléfono, unas pastillas con las que por fin pude empezar a levantarme de la cama y comenzar a comer. A partir de ahí, los síntomas iban variando (pérdida de olfato, de gusto…), pero poco a poco fui retomando fuerzas y en 3 días estuve totalmente recuperada. 

Lo aprendido con el coronavirus

Cada persona lo sufre de manera diferente. No todos tenemos los mismos síntomas. Hay incluso personas asintomáticas, que no notan ni un solo síntoma, pero si algo he aprendido yo de esta experiencia es que el coronavirus no siempre se pasa solo en un par de días como la gripe, que es peligroso, y que hasta el estado anímico del enfermo es importante. Ahora sé que todas esas medidas de seguridad de las que hablan los expertos son importantes, sobre todo en casas y lugares cerrados, que nunca hay que bajar la guardia, y por supuesto, que el respeto al virus es algo que nunca podemos perder.

Haizea también ha sufrido la experiencia del coronavirus, pregúntale cómo la ha vivido ella en nuestra clase práctica. Y tú, ¿has sobrevivido al coronavirus? Cuéntanos cómo ha sido tu experiencia.

Publicado el Deja un comentario

Persianas

Origen

La persiana, como su propio nombre indica, tiene origen persa. Fueron los persas los que idearon un sistema de listones horizontales, que, unidos por unos cordeles podían enrollarse y desenrollarse en función del sol. Así es como, antiguamente, se evitaba que entrara el sol en las casas, para protegerse tanto de la luz, como del calor.

Luego se exportó a Italia, y en Venecia concretamente le dieron una vuelta a esa idea, dando lugar a las persianas venecianas. Consistían en láminas horizontales independientes, que además de enrollarse, podían inclinarse para dejar pasar un poco de luz a pesar de estar cerradas.

Hoy en día, las más utilizadas son de PVC. El sistema es muy parecido al que inventaron los persas: las láminas se enrollan hacia arriba para abrirla y dejar pasar la luz, o se bajan, desenrollándose, evitando, así, que pase no sólo la luz, sino también el ruido. 

Una tradición muy arraigada

Hoy en día, España es uno de los pocos países en los que esta tradición se sigue manteniendo.

Hace algunos meses, hablábamos sobre el calor que hace en España. Las persianas, pese a ser de plástico, evitan que pase el calor sofocante en verano, y aíslan del frío en invierno. 

Aunque es cierto que en España hay mucho sol, ahora, en el Siglo XXI, creo que tiene más que ver con la intimidad. Pese a tener fama de abiertos, los españoles somos muy celosos de nuestra intimidad. Pasamos muchas horas en la calle, nos encanta hacer vida fuera de casa y socializar, sobre todo, con familia y amigos. Pero nos gusta mantener la privacidad en nuestras vidas. Además, en España está muy de moda el cotilleo, pero ¡a nadie nos gusta que hablen de nosotros!

En primera persona

Yo en mi casa tengo persianas en todas y cada una de las ventanas. Lo cierto es que cuando salgo fuera, de camping o en hoteles, echo de menos las persianas. No por privacidad, ni por calor o frío, sino por seguridad. Siempre he vivido en pisos bajos. En una ocasión, hace muchos años, unos ladrones entraron a mi casa por una de las ventanas que dejé entreabierta y con la persiana a medio subir. Cuando llegué a casa, me invadió tal sentimiento de indefensión, que desde entonces no salgo de casa tranquila si no cierro las persianas. 

¿Tendrá Haizea persianas en su casa? ¿Y tú, eres más de venecianas? Cuéntaselo en la clase práctica.

Publicado el Deja un comentario

Turismo en Orio

Este fin de semana he estado en Orio. He aprovechado el buen tiempo y, junto con mi marido, hemos ido a pasar una noche de relax en pareja.

Orio es un pequeño pueblo de la costa gipuzkoana. Está situado a 11 Km de la capital de dicha provincia, Donosti. Su vecino, Zarautz, es mundialmente conocido en el mundo del surf. Cada año se lleva a cabo el QS Pro Zarautz, donde muchos surfistas profesionales se dan cita para disfrutar de sus olas. De Zarautz también han salido grandes nombres del surf como Aritz Aranburu, que se ha formado en su gran playa. 

Pero Orio es más modesto. Es un pueblo pesquero, con un encanto natural. 

Nosotros nos hemos hospedado en un hotel, situado entre el final del río y el comienzo del mar, rodeado de montañas, que sólo con salir a la enorme terraza merecía la pena el viaje. 

También constaba de un pequeño spa y jacuzzi en la habitación. Una maravilla de sitio. 

En cuanto a los alrededores, poco nos hemos movido, porque entre el lounge del hotel, con música en la terraza, y los chiringuitos y bares que había cerca de la playa hemos pasado casi todo el tiempo. 

Pero el pueblo también es muy recomendable. En su casco antiguo se concentra la mayor parte de la población. También es paso obligado para los peregrinos que hacen el Camino de Santiago. 

En Orio también se puede disfrutar de la gastronomía vasca. Es muy típica la parrillada de pescado, que se puede encontrar muy fácilmente en los restaurantes locales. Entre los pescados más conocidos está el besugo, que cocinado a la parrilla es un exquisito manjar. Para que te hagas una idea de su fama, en Orio se celebra la Fiesta del Besugo. Suele ser a mediados de julio.

Si quieres saber más sobre esta hermosa localidad, en su página oficial de Turismo tienes más información.

Si lo que quieres es practicar tu español, habla con Haizea en nuestra clase práctica.

Publicado el Deja un comentario

Las conjugaciones verbales

En las palabras diarias surgen verbos, y mucha gente se pregunta por qué decimos si un verbo es de la primera, segunda o tercera conjugación. Así que hoy hablaremos de las conjugaciones verbales.

En español se le llama conjugación verbal a las diferentes maneras de modificar un verbo. Ya entraremos en más detalle sobre esto en futuros posts pero, a grandes rasgos, las 4 grandes características del verbo son: La persona, el tiempo, la voz y el modo

Por ejemplo, en la frase “Tomaremos un café el próximo sábado”, la persona es la segunda del plural, nosotros. El tiempo es futuro. La voz es activa (pasiva sería el café será tomado por nosotros el próximo sábado). Y el modo es indicativo, puesto que es una acción concreta y real, no un deseo o una orden.

Además de estas características, existen 3 tipos de conjugaciones, según la terminación del verbo: 

  • Primera conjugación: Verbos acabados en -AR. Por ejemplo, andar.
  • Segunda conjugación: Verbos acabados en -ER. Por ejemplo, comer.
  • Tercera conjugación: Verbos acabados en -IR. Por ejemplo, vivir.

Esto ayuda mucho, sobre todo a estudiantes de español, a saber cómo tiene que conjugarse un verbo, teniendo en cuenta las características arriba mencionadas.

Primera conjugaciónSegunda conjugaciónTercera conjugación
Presenteyo ando
tú andas
él anda
nosotros andamos
vosotros andáis
ellos andan
yo como
tú comes
él come
nosotros comemos
vosotros coméis
ellos comen
yo vivo
tú vives
él vive
nosotros vivimos
vosotros vivís
ellos viven
Pasadoyo andaba
tú andabas
él andaba
nosotros andábamos
vosotros andabais
ellos andaban
yo comía
tú comías
él comía
nosotros comíamos
vosotros comíais
ellos comían
yo vivía
tú vivías
él vivía
nosotros vivíamos
vosotros vivíais
ellos vivían
Futuroyo andaré
tú andarás
él andará
nosotros andaremos
vosotros andaréis
ellos andarán
yo comeré
tú comerás
él comerá
nosotros comeremos
vosotros comeréis
ellos comerán
yo viviré
tú vivirás
él vivirá
nosotros viviremos
vosotros viviréis
ellos vivirán

Desde AQUÍ accedes a un recurso muy útil: Una web donde tú pones el verbo que quieres conjugar y te muestra todas las posibilidades con todas las características.

Y recuerda que la mejor manera de practicar lo aprendido es hablando con alguien que te corrija si te equivocas. Haizea puede ayudarte en nuestra clase práctica individial y personalizada.

Publicado el Deja un comentario

Receta del gazpacho

El gazpacho es uno de los platos favoritos de los españoles en la época de calor. Es muy conocido, sobre todo en Andalucía, que es la zona más calurosa de España. Al igual que la siesta, que es necesaria en verano debido a las altas temperaturas, el gazpacho es un plato que ayuda mucho a soportar los 40 grados a la sombra que suele hacer en Sevilla en agosto

Además, Andalucía (Comunidad Autónoma donde se encuentra Sevilla) es tierra de cultivo, donde abundan el aceite de oliva y los productos de la huerta. Seguramente por eso al gazpacho se le conoce también como gazpacho andaluz.

Receta

El gazpacho es una especie de sopa que se sirve fría, y contiene los siguientes ingredientes:

  • 1 kilo de tomates maduros
  • 1 pimiento verde
  • 1 pepino
  • Media cebolla
  • 1 diente de ajo
  • 1 rebanada de pan (de unos 50 g)
  • 1 cucharadita de sal
  • 2 cucharadas de vinagre
  • 3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra

Preparación

El típico gazpacho español es muy sencillo de preparar. El truco está en la calidad de los ingredientes. ¡Elígelos con cuidado!

Para empezar, corta el pan en trozos pequeños y añádele un poco de agua. Déjalo reposar durante 10 minutos para que se ablande.

Lava muy bien los tomates, el pimiento y el pepino, ya que al no ir cocinados tienen que estar limpios. 

Tras limpiarlos, trocéalos y échalos en un bol. Ten en cuenta que los extremos de los tomates, del pepino y del pimiento los tienes que quitar.

Pela la cebolla, trocéala y échala en el bol. También el ajo, pero en este caso, quítale la parte central para que no repita.

Escurre el pan y añádelo al resto de los ingredientes. 

Échale el aceite, el vinagre y la sal y bátelo todo hasta que quede una salsa líquida.

Cuela la mezcla con un colador grande para retirar las pepitas y trozos de piel que hayan podido quedar.

Por último, mete la mezcla colada en el frigorífico durante un par de horas para que esté bien fresquito.

¡Buen provecho!

¿Te has fijado en el que la mayoría de los verbos llevan tilde? ¿Sábrías decirme por qué?

Pregúntale a Haizea en nuestra clase práctica, cuál es la diferencia entre huerto y huerta, o si la sabes, dínoslo en los comentarios. Porque recuerda que la manera más rápida de aprender es practicando.

Publicado el Deja un comentario

Al mal tiempo, buena cara

«Al mal tiempo, buena cara» es una expresión utilizada en muchos países, aunque no sea la traducción literal. En EE. UU., por ejemplo, hay una que tiene mucho que ver con el significado, pero poco que ver con el tiempo: «When life gives you lemons, make lemonade». 

En España, la expresión tiene diferentes maneras de interpretarla. La más literal, es sobre el tiempo. La semana pasada llovió en mi ciudad, Donostia. Mi hija, de 7 años, se levantó un día que estaba lloviendo. Ella quería ir a la playa pero por el tiempo no podía y se enfadó. Al mal tiempo, buena cara me sirvió para decirle que «gracias a que hoy está lloviendo, podemos beber agua del grifo siempre que queremos, y podemos ducharnos todos los días. En muchas ciudades, incluso en España, hay restricciones de agua debido a la sequía». 

Pero el significado que más se utiliza es el metafórico. Por muy mal que vaya algo, o por muy lejos que veas la salida a algún problema, hay que mantener una actitud positiva. Por eso, en este caso, el mal tiempo no tiene nada que ver con la lluvia, pero sea cual sea el contratiempo que no te guste, mantén la sonrisa, y ponle buena cara. 

¿Quieres hablar sobre este tema? Puedes practicar este vocabulario, o el que tú prefieras en nuestra clase práctica.

Publicado el Deja un comentario

Horarios españoles

Una de las costumbres que más asombran los turistas cuando visitan España, es la de los horarios

No se sabe si se debe a que la hora en España no va de acuerdo a la hora solar, pero lo cierto es que tenemos un descontrol horario de lo más peculiar, visto desde fuera. 

Un poco de historia

En los años 40, recién acabada la Guerra Civil, el dictador Franco decidió adelantar la hora del país para alinearla con la Alemania de Hitler. En realidad, la hora natural de España debería ser la misma que la del Reino Unido o Portugal.

También se cree que debido a la postguerra, y la creciente pobreza que trajo con ella, muchos españoles tenían más de un empleo para poder sobrevivir. Por eso los horarios, sobre todo de las comidas, tenían que adaptarse a los horarios libres entre el cambio de trabajo. 

Los horarios actuales 

Sea cual sea la razón, en España vivimos a otro ritmo. 

La mayoría de los españoles comenzamos la jornada entre las 8 y las 9 de la mañana, posiblemente debido al horario escolar. 

Pero paramos a comer entre las 1:30 y las 3 de la tarde. Y generalmente no paramos media hora, como en otros países. En España nos gusta la sobremesa. Nos gusta juntarnos con amigos, familiares o incluso compañeros de trabajo. 

La tarde, generalmente, empieza a las 4, que es cuando abren la mayoría de los comercios. 

Los niños también salen del colegio sobre esa hora, así que es cuando suele comenzar la vida en la calle. Los niños juegan en el parque, mientras los padres comienzan a llenar las terrazas de los bares. Posteriormente se les suman los trabajadores que van terminando sus jornadas laborales. 

Es muy común tomarse una caña con una tapa o pintxo después del trabajo, para respirar aire lejos de la oficina, y desconectar de la rutina mientras echas unas risas con los amigos. 

Aunque depende del día y la persona esto se puede alargar mucho, generalmente nos solemos ir a casa entre las 8 y las 9, para descansar un poco, cenar, sobre las 10, y ver un poco la tele hasta la hora de dormir. 

Se dice que los españoles somos los europeos que menos dormimos. Justo llegamos a las 8 horas, y si las llegamos a dormir. Pero, ¿sabes a qué hora es el prime time es España? Entre las 10 y las 12 de la noche! 

Las comidas

Muchos turistas dicen que pasan hambre en España porque tenemos horarios de comida muy espaciados. Pero lo cierto es que generalmente tenemos 5 comidas. 

Mucha veces he oído traducir la palabra almuerzo por comida, cuando en realidad el almuerzo se parece más al brunch. Para nosotros el almuerzo es el parón que hacemos, sobre las 11 de la mañana para tomar un aperitivo. Cuando paramos al mediodía lo llamamos comida. 

Y lo mismo ocurre con la cena. Es cierto que no puedes cenar prácticamente en ningún restaurante español antes de las 8, pero hay millones de bares y sitios en los que puedes merendar. Unas tapas o pintxos acompañados de un refresco o caña es lo más común, pero también los niños comen sus bocadillos o snacks a la salida del colegio. 

En la cena también nos gusta mucho socializar. Entre semana en la intimidad de nuestra casa, con la pareja o familia, los fines de semana con amigos y familia con los que no te juntas entre semana. 

Para los españoles, las comidas son más que una simple ingesta de alimentos para subsistir. Nosotros aprovechamos estos momentos para reunirnos. Sobre todo los fines de semana, es muy común quedar con amigos tanto para comer, como para cenar, y aprovechar la larga sobremesa para ponernos al día hablando de nuestras cosas. Por eso la vida nocturna en España comienza a las 12, pero de eso ya hablaremos en otro post. 

Por tanto, y a modo de resumen, en España tenemos 5 comidas: Desayuno, almuerzo, comida, merienda y cena. 

¿Has viajado a España y tienes alguna anécdota sobre el tema? Cuéntanosla en los comentarios. Y recuerda que puedes practicar tu pronunciación en nuestra clase práctica.

Publicado el Deja un comentario

Fechas y horas

En el post de hoy vamos a aprender a hablar sobre el tiempo, más concretamente, de fechas y horas.

A diferencia de otros países, en España la semana empieza los lunes. Los días, en orden, son los siguientes:

  • Lunes
  • Martes
  • Miércoles 
  • Jueves 
  • Viernes 
  • Sábado
  • Domingo

Los meses del año son los siguientes:

  • Enero
  • Febrero
  • Marzo
  • Abril
  • Mayo 
  • Junio 
  • Julio 
  • Agosto 
  • Septiembre 
  • Octubre 
  • Noviembre 
  • Diciembre 

Las estaciones del año en España son cuatro:

  • La primavera, desde el 21 de marzo hasta el 20 junio. 
  • El verano, desde el 21 de junio hasta el 20 de septiembre. 
  • El otoño, desde 21 de septiembre hasta el 20 de diciembre. 
  • El invierno, desde el 21 de diciembre hasta el 20 de marzo. 

¿Te has fijado en cómo se ponen las fechas? 

  • Hoy es miércoles, 10 de junio de 2020.
  • Mi cumpleaños es el 19 de agosto. 
  • Haizea nació en diciembre de 1995. 

Las horas

La aguja pequeña siempre la decimos al principio. 

La aguja grande, si está antes del 6, decimos y… Si está después, menos.

Por ejemplo, son las 10 y 20 / son las 10 menos 20.

Si la aguja grande está en el 3 son y cuatro. En el 9, menos cuarto. Si está en el 6 son y media, y en el 12, en punto. 

Ejemplos de horas

Las 8 y cuarto
Las 7 y 20
Las 10 y 25
Las 9 y media
Las 11 en punto
Las 4 y cuarto
Las 3 menos 20
La 1 menos 25

En un post anterior hablamos de los números. Consúltalo aquí si tienes dudas. Y recuerda que puedes practicar tu vocabulario y pronunciación en nuestras clases prácticas.

Publicado el Deja un comentario

Cuando el río suena, agua lleva

Se sabe que el refrán «cuando el río suena, agua lleva» nació en la cultura española, pero se desconoce su origen. El río cuando pasa hace ruido, y cuanto más caudal, más ruidoso es. Pero… ¿Cuál es el significado del refrán? Mejor te lo explico con una historia.

En España, el 19 de marzo celebramos el día del padre, y generalmente es festivo. Este año, mi familia y yo habíamos alquilado un apartamento en AirBnB para pasar ese puente en Madrid. Un par de semanas antes ya se empezaban a disparar los casos de enfermos por coronavirus.

El martes, 10 de marzo, alguien de Sanidad me dijo que ya había rumores de que el Gobierno se planteaba cerrar los colegios para evitar más contagios. Al día siguiente hablé con el dueño del apartamento alquilado diciéndole que seguramente no podríamos ir a Madrid debido al coronavirus. Él, sin ponerme problema alguno, me contestó que era muy poco probable que cerraran colegios, y mucho menos ciudades enteras.

¿Sabes cuál fue mi respuesta? Cuando el río suena, agua lleva.

Moraleja

Si había rumores de que cerrarían los colegios, es porque desde el Gobierno se estaban empezando a preocupar, por lo que pronto tomarían medidas. De hecho, el viernes 14 de marzo, el Gobierno de España decretó el Estado de Alarma en todo el país, y su correspondiente confinamiento.

El refrán nos enseña que si hay indicios de algún hecho, seguramente ese hecho es cierto. 

Variantes

En ciertos países de latinoamérica, Colombia, por ejemplo, existe la variante «cuando el río suena, piedras trae». 

Y por supuesto, como en muchos refranes españoles, la segunda parte a veces se omite, porque ya se sabe la segunda parte del refrán: “Cuando el río suena…”

Por cierto, ¿sabes cuál es el significado de la palabra puente en este contexto? Te espero en los comentarios. Y recuerda que puedes resolver todas tu dudas, de este post o de cualquier otro tema, en nuestras clases prácticas.

Publicado el Deja un comentario

La siesta

Pocas cosas hay más españolas que la siesta. Algunos dicen que tiene que ver con el calor, otros con los horarios españoles. Sea cual sea el origen, las dos razones son igualmente válidas. Las analizamos a continuación. 

El calor

Cuando empieza la primavera, suele venir acompañada de calores, insoportables en los meses de verano. 

España es un país que en su mayoría vive de la agricultura y ganadería, que se lleva a cabo, principalmente en exterior. 

Esos meses de calor, con 40 grados a la sombra, es imposible estar a la intemperie. Por eso, muchos trabajadores del campo aprovechaban las horas de más calor, de 12 a 16, para descansar y retomar las fuerzas para seguir el duro trabajo. 

Te puedo decir de primera mano que en julio, en Cáceres, este año había una media de 40 grados a las 13 horas. Eso hace que no haya nadie por las calles. Las pocas personas que se atreven a salir es para remojarse en piscinas, pantanos o similares. 

Ya no se hace tanto por retomar fuerzas, pero sí para evitar ese calor imposible de sobrellevar si no es con un ventilador, aire acondicionado o un abanico, también muy español, dicho sea de paso. 

Los horarios

Es otra de las costumbres españolas que más sorprende a los visitantes, por eso la analizaremos en futuros posts, pero en España no llevamos los mismos horarios que en el resto del mundo.

¿El calor? ¿Los calores? ¿Cuál es correcto? Recuerda que puedes practicar con Haizea en cualquiera de nuestras clases prácticas.